jueves, 15 de enero de 2015

Sobre la certeza de la muerte y la sonrisa q se dibuja

Aunque suene tetricamente pesimista, la certeza de la muerte es algo q olvidamos, intentando librarnos de esa incomodidad, mas debo deciros q es algo genial:
Y no, no ando tarumba

Nuestro tiempo es finito.
Esto no dura para siempre, y en el afortunado ( a veces) caso de que lleguemos a viejecillos gruñones, visto desde cierta perspectiva, tampoco es tanto tiempo.

Con los años q tengo (38 a dia de hoy), ya estaria muerto y remuerto en epocas pasadas, y aun asi hay TANTAS COSAS que me encantaria lograr y hacer...
Ya no vivimos en un crecimiento cuadriculado: podemos estudiar a los 60, casarnos a los 50, y triunfar hasta ser millonarios pasados los 30 (que de lo digan a Peldenton)... Y aun así, demasiadas veces seguimos dejando que nos lleve la corriente.

Por eso nos animo a tomar una hoja de papel, dibujar la vida aproximada, y es entonces cuando se ilumina todo y aunque fastidioso, se presenta un punto dificil: ELEGIR que hacer con el tiempo que nos queda, y mucho a nuestro pesar, teniendo en cuenta que a veces la dama de la güadaña viene antes de lo previsto.

Porque vuestra es esta vida
Amar sin miedo
Sonreir sin mesura
Y los cristales q cortan vuestras manos amasando el barro de vuestra vida, curarlos y seguir
Respirar hondo
Pensar

Vivir

1 comentario:

Ana Galván Alonso dijo...

La muerte... La única certeza de que todo tiene un fin.
¿Acaso sin ella podríamos apreciar de verdad la vida?
Será mi formación, o será mi alma, pero siempre la he considerado una compañera y mientras la mayoría temen pronunciar su nombre a mi es aquella que me impulsa a ver cada segundo como un regalo.